lunes, 19 de enero de 2015

ME QUIERO, NO ME QUIERO...

Hay que quererse, respetarse y valorarse, tener amor propio, para ello es vital tener una buena autoestima, aceptarse a uno mismo.

Las personas con buena autoestima.

Defienden y se defienden.
Reconocen cuando se equivocan.
Son personas responsables de sus acciones.
Preguntan cuando algo no lo saben.
Se aventuran, se interesan por realizar tareas desconocidas.
Son consideradas, ayudan y están dispuestas a colaborar con los demás.

Son personas capaces de proponerse objetivos específicos, efectivos, concretos y alcanzables.

Las personas que gozan de una buena autoestima a largo, medio o corto plazo terminan por averiguar lo que quieren conseguir y cómo lo van a conseguir.

Si tu autoestima es baja sentirás que:

Falta de iniciativa.
Sentirás que no eres capaz.
Evitarás a toda costa riesgos.
Que todo te sale mal.
No sabrás tomar decisiones.
No te preocuparás de la calidad de tu trabajo.
No asumirás responsabilidades.
Perderás el control de las situaciones.

Cómo trabajar la autoestima:

Observa lo bueno, lo bueno que vive en tu interior y lo bueno de tu entorno, centrarse y concentrarse en ello.
Más confianza en ti y en los demás.
Trabaja el pensamiento positivo, yo puedo, me quiero, soy bueno.
Obsérvate  para cambiar aquellos aspectos que quieres mejorar, sin culparte  de nada, trabaja para valorarte.
Saludar a las personas, entablar conversaciones, preocúpate de saber como se sienten los demás, sin entrar en lamentaciones, encontrando soluciones.
Deja de preocuparte por tonterías, dar paso a la acción, ponte metas realistas.
Actúa de acuerdo con tus pensamientos, valores y principios.
Pasar pagina, perdonar, vivir el momento presente, cerrando los capítulos del pasado y escribiendo tu futuro.

Vivir esta vida es un regalo que nos ha sido otorgado, y hay que agradecerlo cada día.

Abrazos a mil.....