jueves, 21 de mayo de 2015

JUEGO DE EQUILIBRIO, SOMOS NIÑOS.

Si existe una palabra maravillosa en este mundo de caos, esa es EQUILIBRIO, tener la sensación, que  todos los aspectos y momentos de nuestra vida forman un conjunto de armonía.

Para  mantener el equilibrio,  hay que mantener el control, mantener la energía. Y eso se aprende desde bien pequeño.

Cuando era una niña, uno de mis juegos favoritos era el equilibrio, me subía a un bordillo, extendía mis brazos y avanzaba, si me caía al suelo no pasaba nada, volvía a subir, retrocedía hasta el principio para empezar de nuevo y seguía caminado hacia adelante, este juego podía durar una eternidad, paciencia, calma, actitud, motivación. Todos los movimientos bajo control.

 Es lo mismo que veo hacer ahora a mis hijos y les veo disfrutar, subidos al bordillo, controlando su cuerpo, si caen vuelven a empezar, igual que hacíamos nosotros  30 años atrás.  Os recomiendo este ejercicio que además os arrancara una sonrisa, y  no se muy bien porqué?, pero renueva energía.

  Encima de este bordillo no hay competición, sólo estás tu y el bordillo. Cuando terminas tu juego, el recorrido, esperas a que otros avancen y simplemente observas. (respeto por los demás).

Y no puedo evitar comparar este juego con la vida, equilibrio, control, avanzar, subir, bajar, repetición  ,hasta que sale perfecto.

La llave que abre el paso del equilibrio, está en mantener el control de tu cuerpo y de tus propósitos, avanzar y aceptar que nos podemos caer, que incluso puede ser que tengamos que retroceder para alcanzar de nuevo ese impulso que necesitamos para llegar hasta el final.

Estoy segura de que muchos de vosotros habéis subido al bordillo y además segura de que cuando veis a vuestros niños subir al bordillo, os subís con ellos a volver a experimentar.

Si quieres recuperar tu equilibrio físico que te permite conectar con tu equilibrio emocional, fácil!!!!


  1. Subir al bordillo.
  2. Ir en bicicleta.
  3. Patines.
  4. A la pata coja.
  5. Saltar a la comba.
  6. Hacer el pino.
  7. Subir encima de una colchoneta que está en la piscina o playa (aprovechemos el verano).
  8. Yoga.
Y hay un montón de cosas para practicar equilibrio pero las dejamos de hacer, porque ahora somos mayores. No!!!!! vuelve, deja la tablet ahora mismo y sube al bordillo.



Es un ejercicio realmente fácil, para conectar con tu niño interior, para recuperar equilibrio, para disfrutar, esos pequeños momentos que tanto nos llenan.

Abrazos a mil!!!!!