jueves, 24 de septiembre de 2015

MALOS TIEMPOS, NUEVAS ILUSIONES.

Todo lo que empieza tiene un final
o quizás un gran inicio.

Cada día es un nuevo destino.
Respira fuerte, toma impulso.
Cántate algo amable, baila bonito.

No te ocultes más.
Eres el único sentimiento que necesitas para vivir.
Observa la fuerza de tus manos.
Haz cualquier cosa por ti mismo.

Dedícate esas palabras, ese tiempo, esa energía.
Invita a la oportunidad de iniciar.
Observa las nuevas formas.

Cierra ciclos, sal de el círculo vicioso.
No te busques solo cuando más te necesites.
Búscate siempre.
Los malos tiempos traen nuevas ilusiones.

De tu felicidad una prioridad.
A tu tiempo más intensidad.
A tus ideas pasión.
En tus lágrimas fuerza.

La historia de amor más bonita que puedes iniciar es con tu ser.
En cada estación sale un tren con nombre propio.
Ilusión, esperanza, creación, felicidad y muchos más.

Para, respira y abre tus sueños.
Emociones que brillan.
La intuición es el sendero.

Cada noche crecen en nuestro interior nuevas semillas de intención.
Cada mañana mima y alimenta a tus semillas con atención.

No llores más a las puertas del pasado.

Cada noche una luna.
Cada día un sol.
Cada persona un destino.

Las historias terminan.
Los corazones siempre laten.

Puede que el tiempo este revuelto pero el tiempo nos pertenece.